LA PAREJA. TIP1: Del enamoramiento a la relación.

La pareja es el reflejo de la dualidad y la gran prueba para la unidad.
 Más que 2:1.


El enamoramiento es la química del amor. La parte más biológica y primitiva de la relación de pareja. Es un fase transitoria con descargas neuronales, hormonales y de diversas sustancias que participan. Son las conocidas "drogas de la felicidad" que el cerebro genera internamente sin necesidad de tomar, fumar o inyectarse nada. Ejemplos son la oxitocina (vida sexual), dopamina (amor y ternura), finilanina (entusiasmo y amor por la vida), y epinefrina (desafío ante las metas).

Para aquellos que quieren seguir en “el chute de la ducha química” de por vida la noticia es que esta fase transitoria dura entre 2-3 años porque de lo contrario, moriríamos de extenuación. La vida siempre es más sabia que nosotros mismos.

Los primeros acuerdos ante el espejo del otro

Al poco tiempo de conocer a alguien es importante estar muy atentos para darnos cuenta de:

¿Qué quiero? ¿Qué quieres? ¿Qué queremos?
¿Cómo lo quiero? ¿Cómo lo quieres? ¿Cómo lo queremos?

Iniciar una relación afectiva desde la sinceridad, el valor y la disposición al crecimiento personal, aunque muchas veces nos cueste,  son ingredientes básicos para que la relación placentaria se geste en nutrición saludable. 

¿Queremos salir del chute y seguir aprendiendo?

Con el tiempo el organismo inmuniza los efectos de estas sustancias y la “locura de la pasión” se desvanece gradualmente. Cuando la relación avanza nos enfrentamos a una tremenda realidad: Vemos al otro y ya no nos gusta tanto.

Al encerrarnos en esta pantalla del amor sufrimos porque dejamos de recibir la “dosis diaria”. La salida a esta prisión pasa por 3 básicas tomas de consciencia:

1.- Quiero conocerte. 
2.- Quiero conocerme a través de ti.
3.- Quiero aprender de nuestra relación.

Para salir del chute surge la necesidad de introducir un ingrediente compuesto en el sustrato placentario: aprender a amar y seguir creciendo. Cuando esta necesidad es compartida y acordada por ambas partes entramos en una pantalla “high level” que es la de la pareja consciente.

12 tips de buena salud en pareja.
Hacia la pareja consciente.

1.- ¿Las naturalezas individuales de cada uno son demasiado incompatibles? La afinidad es una sintonía fundamental. Cuida las diferencias y evita descompensaciones que a la larga pasan factura.

2.- ¿Sientes bienestar, felicidad y expansión? Si no, algo está pasando.

3.- ¿Sigues anclado en el chute? Atención a la fase efímera del enamoramiento.

4.- ¿Cómo vives la pertenencia, la intimidad, la sexualidad, el desarrollo, la amistad dentro de la pareja? Si algo no fluye, es una señal para observar y aprender.

5.- ¿Tu pareja es un campo de expansión de la vida? Amar es crecer y dejar crecer.

6.- ¿Sientes que el vínculo afectivo fluye fácilmente en espontaneidad y confianza? Caminamos a lo sencillo.

7.- ¿Deseas la felicidad del otro y no únicamente la propia? Salir del deseo propio al gozo compartido.

8.- ¿Orientas tu atención al cultivo interior? Es una rica vía de nutrición a la pareja.

9.- ¿La pareja la forman dos adultos uno al lado del otro? Compañeros de camino maduros.

10.- ¿Te has despedido de tus experiencias anteriores? Carencias emocionales de familia de origen y de otras parejas.

11.- ¿Te has despedido de tus expectativas? El otro no va a cubrirlas.

12.- ¿Cómo es la relación con tu madre? Es una raíz base a atender y resolver independientemente de que esté viva o muerta.

Para. Observa. Resuelve.
Soy un 2. Par. Pareja.
No me busco en el otro.
Aprendo a buscarme en mí mismo.
Soy completo. Camino al 1.