Relaciones Renovadas


El océano se convierte en gota. La gota se disuelve en el océano. Conócete. Acéptate. Supérate.Como el agua: Fluye.
El vínculo de las relaciones entre las personas; vivas o muertas, presentes o ausentes, es una conexión que potencia nuestra capacidad de transformarnos. Cultiva capacidades más profundas y libera las heridas del pasado para vivir más libres en el presente.

Lo que haces, dices y piensas no sólo te influye directamente a ti, sino que también estás influyendo a otros por resonancia. Todos y cada uno somos responsables de nuestras acciones, palabras, pensamientos y del efecto que tenemos en nosotros y en los demás. Estamos unidos por lazos invisibles que se refuerzan cuanto mayor es el vínculo.

La Ciencia aún no puede explicar con datos objetivos los mecanismos sutiles que entretejen el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu de los seres humanos en relación. ¿Dónde reside nuestra mente? Seguramente más allá de nuestro cerebro. La mente se extiende hacia los demás y el mundo que nos rodea. Renovar nuestras relaciones es una nueva forma de pensar, sentir y actuar.

Estamos siendo afectados por, y, afectando a, las personas de nuestro entorno. En ocasiones basta con pensarlas. Cuanto mayor es el vínculo, mayor es esta afectación. El Universo no está funcionando de acuerdo a leyes inmutables sino más bien a modelos de hábitos creados por la repetición de ciertos sucesos en el tiempo.

Cuanto mayor sea la forma en que vivimos de manera renovada nuestras relaciones, tanta más memoria de renovación habrá día a día en las relaciones. Crear un mundo mejor para todos comienza por el propio. Renovar tu relaciones es por tu bien y para el bien de todos.