Sentido del humor

Las cosas más simples ayudan a enfrentar las situaciones más difíciles.

En los últimos 30 años el estudio científico del humor se promueve de manera consistente por la International Society for Humor Studies o ISHS. Estudios científicos demuestran que el sentido del humor es una de las herramientas más eficaces para combatir el estrés, enfrentarse a los desafíos de la vida y conservar la salud mental.
 
Lo más natural, como que una persona se tropiece en plena calle y, lo más inesperado, como que a alguien se le escape un pedo, nos hace gracia. Este tipo de situaciones nos vinculan a una parte infantil y sana de nosotros. Llevamos el sentido del humor escrito en el código genético. 

En estos tiempos difíciles necesitamos reírnos más que nunca. Entrenar el sentido del humor es una técnica de supervivencia, un arte y una terapia. Es un sentido avanzado que permite ver por dónde va el fluir de la vida. Somos humor, fluidez y cambio. Darnos cuenta de ello es imprescindible para vivir.
 
3 minutos de risa diarios son tan importantes como
la calidad del sueño y alimentarse de manera adecuada.

La risa es un elemento contagioso que une a las personas sin importar el estado de ánimo. Los neurocientíficos dicen que, al escuchar a otra persona reír, las neuronas de espejo envían mensajes que provocan que nos sintamos de manera similar entre nosotros. La risa compartida es la distancia más corta entre las personas.

Unos 20 segundos de risa equivalen a 3 minutos de ejercicio físico constante. Con la risa ponemos en funcionamiento a 400 músculos de nuestro cuerpo. Es útil para expulsar las tensiones acumuladas, por ejemplo las de la espalda. Los niños de 3-4 años son capaces de reír a carcajadas porque disfrutan, son libres y no juzgan.

La risa es salud
1.- Aumenta la frecuencia cardíaca, la actividad pulmonar y el sistema de oxigenación.
2.- Ayuda a la metabolización y generación de hormonas de la felicidad al liberar endorfinas.
3.- Favorece un sistema inmunológico fuerte que protege de enfermedades.
4.- Disminuye la producción de cortisol, por lo que reduce el estrés.
5.- Activa neurotransmisores, como la serotonina y dopamina, con efectos antidepresivos.
6.- Libera oxitocina, relacionada con la excitación sexual.

¿Con qué frecuencia te ríes?
¿Cuánto ríen las personas que están en tu entorno próximo?
¿Qué marca tu barómetro de la risa, de 0 a 10? En tu casa, en tu trabajo, con tu pareja, amigos...

Las personas que ríen y hacen reír resultan más atractivas. Inteligencia, sentido del humor y personalidad son 3 claves para la seducción. Ser gracioso no es lo mismo que tener sentido del humor. No se trata de frivolizar ni de exagerar sino cultivarse en la comprensión de que la vida misma ya se encarga de traernos las experiencias que necesitamos.

5 Recetas para elevar el barómetro del sentido del humor:

1.- Recicla el mal humor en sabiduría
Como diría Chaplin la vida es una tragedia en el primer plano y una comedia en el plano general. Ante un problema, revísalo como si de una película cómica se tratara. Mira lo que hay debajo del malestar y transfórmalo en bienestar. Reírse de uno mismo requiere de grandes dosis de sabiduría.

2.- Elimina relaciones y situaciones tóxicas
Que cada uno se ocupe de poner conciencia de sus cositas sin salpicar a los demás. Rodéate de personas con las que lo pases bien. Las buenas compañías nos ayudan a reinterpretar de un modo saludable lo que nos sucede.

3.- Busca actividades donde disfrutar
Transpórtate al lado más amable y paciente de tu infancia. Pinta, baila, canta, juega, sueña...Recupera la pureza y la esencia infantil encerrada en el disfraz de adulto.

4.- Educa tus emociones
Potencia la risa y los buenos momentos. Nosotros tenemos el poder del cambio. Ganar en diversión y prestar atención a las emociones que nos hacen sentir bien es calidad de vida.

5.- Cultiva el fluir en el adentro
Toma contacto con lo que de verdad eres. Según el psicólogo Erich Fromm la felicidad es una práctica diaria, un modo de ser y no de tener. Lo que sostiene el buen humor es el amor. Para un segundo y deja que la lucidez te invada para que traspase las apariencias. Descubre el amor que hay detrás y que impulsa todo lo que se mueve.




Reflexiones sobre la Felicidad

Dudar de todo o creérselo todo son dos soluciones igualmente cómodas que nos eximen de reflexionar. Henri Poincaré.

Reflexionar es una capacidad para entendernos y entender a los demás. La cognición y la intuición se unen para captar el estado de la mente y anticipar comportamientos en función de percepciones, emociones y sentimientos. La manera en que cada uno reflexiona determina la relación que tiene consigo mismo y con los demás.

¿Tienes una buena relación con tus reflexiones?
La reflexión, como toda capacidad, evoluciona con entrenamiento. Hay 3 elementos clave:

1.- La observación: mejor cuanto más neutra y libre de juicio.
2.- El autoconocimiento: lo que nos gusta y lo que no nos gusta también.
3.- La empatía: esa capacidad para conectar y sentir junto al otro.

¿Cuáles son tus reflexiones últimamente?
Contestándome a esta pregunta llevo la mirada a lo destacado en redes durante el último mes. Twitter, facebook y linkedin son los diarios del s XXI. Estas son algunas reflexiones de los últimos días:

El sentido del humor
Tal y como decía Oscar Wilde, la vida es demasiado importante como para tomársela en serio. Solemos dar demasiada importancia a las cosas que nos ocurren y a nosotros mismos, es por ello que nuestra mente se va llenando en exceso de pajas mentales. Practicar el sentido del humor, la alegría y la risa aflojan la tirantez del apretado mundo. La capacidad de reírnos de las circunstancias y de nosotros mismos nos permite tomar distancia y transformar las emociones menos gratas.

¿Cuándo fue la última vez que sentiste agujetas en la tripa de risa?
Entrenar el sentido del humor es saludable porque reduce el estrés, ayuda a tener mejor calidad de vida y a ser más felices.

Proyectos en acción
La situación actual es una invitación a liberarnos del miedo, abrirnos al amor y conectar con el propósito vital. Cada vez son más frecuentes manifestaciones culturales a pie de calle donde laten infinitas posibilidades y talentos ilimitados. 
Son el reflejo de un giro de 360º necesario en el modo que vivimos. Hasta aquí. No hay vuelta a atrás. Las pequeñas acciones determinan nuestro modo de ser, de hacer y de estar en el mundo.

¿Cuál es tu sueño?
¿Qué pasos realizas día a día para convertirlo en realidad?
El coworking, trabajo en sinergia cooperativa y el crowdfunding, micromecenazgo como modelo de financiación colectiva son nuevos valores que posibilitan la liberación de la tiranía de los viejos moldes.

La pareja
Con la idea de relación llegan expectativas, recuerdos de otras historias y condicionantes sobre lo que debería de ser o no ser. Soltar estas ideas y comenzar a relacionarnos desde lo que se da en cada instante nos acerca a un relacionarnos de otra manera. Nada ni nadie nos salva de encontrarnos con nosotros mismos. La pareja nos puede aportar felicidad, sin embargo no tiene el poder de hacernos felices. Este poder tan solo está en nuestras manos.

¿Qué esperas que tu pareja haga?
¿Qué estás dispuesto a hacer tú por el otro? ¿Cuáles son las condiciones?
¿Estás dispuesto a darte a ti lo que pides al otro? ¿Y lo que te cuesta darle al otro, te lo das a ti mismo? ¿Qué te lo impide?

La película HER de Spike Jonze señala un futuro no muy lejano donde nuevos modelos de relación surgen para favorecer la evolución de cada componente de la pareja dentro de sus posibilidades. En el pasado queda el cuento de “fueron felices y comieron perdices”.

Música y alimentación
Somos lo que comemos. Somos lo que escuchamos. La música y la alimentación son elementos vibratorios para el cuerpo físico, mental, emocional y espiritual.

Echa un vistazo a tu frigorífico. ¿Qué encuentras? ¿De qué te das cuenta?
¿Qué estás escuchando últimamente? ¿Con qué te conecta?
Revisa lo que comes y lo que escuchas porque está diciendo mucho de ti y de la relación que mantienes contigo mismo.

Estas reflexiones convergen en un punto: ¿Qué es lo que aporta la felicidad?
Según Carl Gustav Jung las 5 causas de la felicidad son:

1. Una buena salud física y mental.
2. Buenas relaciones personales y de intimidad, tales como las de la pareja, la familia y las amistades.
3. La facultad para percibir la belleza en el arte y en la Naturaleza.
4. Razonables estándares de vida y trabajo satisfactorio.
5. Una visión filosófica que permita lidiar de manera satisfactoria con las vicisitudes de la vida.

Observando el ritmo de esta urbe desde Miradas en la City, reflexiono y me pregunto: ¿Ir más despacio nos ayudaría a sentirnos más felices? 


MIRADAS en la CITY

UNA MIRADA A LAVAPIÉS

Inhalo y exhalo el frescor de la mañana recién estrenada. El sonido de un cierre metálico abre el día y el mercado. 
Buenos días! Sñra. María. Esta castiza octogenaria está lejos de ser un número más a la cola del súper. El bangladesí, que la saluda, la conoce y atiende. Es su frutero, como el de toda la vida. El corazón de esta City es auténtico, como los de pueblo.

Un sol primaveral templa los fríos invernales. Salgo como las lagartijas a tomar la dosis de vitaminas. Me detengo a valorar el maravilloso punto geográfico que ocupo en el planeta. Vida que vibra a raudales. Una amalgama cultural y social. ¿Hace cuánto no sales a pasear por tu barrio? Un paseo por el mero hecho de pasear. Sin objetivo ni metas concretas más que el deleite mismo de la contemplación.

Especias y especies únicas. Mezcla de olores, colores, gentes y lenguas. India, Pakistán, Marruecos, Senegal, China y más. ¿Dónde estoy? El mundo entero contenido en este área del centro. 107 calles. 102 hectáreas. Unas 45.000 personas de 88 nacionalidades. Pintoresco, singular, con idiosincrasia. Aquí todo se incluye y acepta sin reservas ni alambradas.

Las fachadas son museos al abierto. Admirables! diría Banksy. Las plazas, espectaculares! por sus vecinos que la habitan, por los que, sin habitarlas, las ocupan con lecheras y uniformes, por los cantantes que amenizan sus terrazas, porque algunas son ahora huertos urbanos.

Camino por las calles que entremezclan galerías de arte, tiendas de ultramarinos, artilugios para el sexo, carnicerías árabes, ropa de cuentos de mil y una noches con restaurantes apiñados de comida india, africana y árabe. Recorro el paseo marítimo sin mar de la playa de Madrid. De Lavapiés, al cielo! ¿Desde dónde si no se puede alzar una escalera tan alta?

Artistas, creativos, fontaneros, zapateros,...profesionales por cuenta propia, ajena, liberales y activistas sociales. Parados y en activo. Sumando, creando y creyendo. Sí se puede, es posible vivir y hacer de otra manera. Espacios autogestionados, asociaciones culturales y bares peculiares. Películas de culto y monólogos teatrales del nivel del María Guerrero. Talleres formativos para todo tipo de inquietudes y degustaciones creativas 3 estrellas michelín.

Si alguna vez oyes que etiquetan a este barrio de “zona peligrosa”, no lo creas al pie de la letra. Experimenta por ti mismo. Ábrete a las creencias que condicionan y limitan tu mirada. Este barrio invita al libre-pensamiento, al sentido común y al propio criterio. Es más que un barrio. Es un laboratorio social de experiencias. Un viaje por un sin fin de países, a un billete de bus o de metro.

De repente, un arrebato de amor me invade de golpe. Miro los rincones del barrio y de las gentes. Las palabras llegan a mis oídos mientras camino, se van hilando en frases que señalan mensajes que descifro. Sonrío. Sonrío a los desconocidos. Comparto la felicidad que siento. La felicidad compartida es más felicidad. ¿Caminas sonriendo alguna vez por la calle? ¿Has mirado sonriendo alguna vez a un desconocido?

El palpitar de este corazón llega al caer de la noche. Las farolas son máquinas del tiempo al Renacimiento. La luna asoma entre tejados por las callejuelas. Y, las ventanas luminosas, descubren a sus habitantes. Una chica delante del ordenador habla por skype. Un chico, más allá, toca el piano y compone. Otra, más acá, escribe. Otros comparten un encuentro, una vida, un sueño. ¿Cuántas veces has visto o imaginado quiénes son y cómo viven tus vecinos?

En este instante, todo es perfecto. La suavidad del color de la luz, el ligero aroma del aire, el sonido del silencio del barrio bajo mis pies. Inhalo y exhalo profundamente La vida así, aquí, es sencilla y transparente. ¿Cómo es dónde vives?


Fuego de Invierno





Estación: Invierno.

Dentro. Muy Dentro. Introspección.
Cálida hoguera. Combustión interior.
Destellos de luz abren paso a
noches más cortas, 
días más largos.
Adelante. Resplandece. 

El corazón del fuego invernal, 
enciende una primavera palpitante.


Siembra Semillas


- ¿Quién soy? 

Me pregunté uno de esos días en que no sé cómo me llamo, qué quiero o hacia dónde voy... He pasado varios años en este mundo y aunque siento mi corazón latir, muchas veces no sé para qué vivo, creo que me he perdido, no sé qué camino seguir...

Lancé un grito y pregunté:

- ¿Qué hago aquí?

Una voz interna me dijo:

- Eres una potencialidad con una misión especial. Eres una semilla que ha de luchar para hacer sus sueños realidad.

Y, atravesé ese dolor desgarrador diciendo:

- Tengo miedo. Hay días que me dejan sin fuerzas para continuar. Enséñame a soñar.

Y esa voz interna me dijo:

- Soñar se aprende abriendo los ojos, no los del cuerpo físico sino los del corazón. Extiende tu mano.

Al extender mi mano recibí un regalo que me sorprendió.

- ¿Qué es lo que me has dado? ¿Para qué me sirve? Solo veo una pequeña semilla insignificante como muchas de las que hay por ahí.

Y la voz interna me respondió:

- Es una semilla de BELLOTA, en su pequeñez, esta semilla contiene el espíritu del árbol que será después.

Tras muchas noches eternas, calendarios vencidos, cumpleaños sin sentido y dejarme llevar por el viento y el tiempo donde me quisieran arrastrar, ese día de crisis existencial, cargado con el peso del vacío y la inconformidad, algo en mí se renovó.

- Pongo en tus manos el secreto para que seas feliz y encuentres la verdadera paz. Solo tienes que cultivarla y encontrar en sus frutos la paz que anhelas hallar.

Volví a mirar la semilla aprendiendo a verla, a contemplarla. Era tan pequeña! que parecía insignificante y a la vez escondía tanta fuerza! , tanta grandeza! Me atreví a cultivarla, con un poco de duda y de confianza al mismo tiempo. Me parecía imposible que una semilla tan pequeña pudiera realmente germinar y reverdecer.

La semilla se animó a lanzarse sin miedo de autodestruirse, ni padecer todo aquello que implicaba morir a sí misma, enfrentar desiertos, vientos fuertes, demasiado sol o humedad; nada la hacía rendirse ni renunciar, ella sabía que con la fuerza del amor sus sueños harían realidad.

Qué difícil le fue experimentar tales cambios y renovación, sentir como sus raíces iban creciendo y aferrándose a ese suelo que la haría florecer alto donde estaba plantada, venciendo el desencanto y los momentos de desolación.

No sé cuánto tiempo pasó, solo sé que ahí estuve presente, alimentando mi bellota, podándola cuando era necesario, aferrándome a ella para no desfallecer, ni renunciar a mis sueños. Ahora es un enorme árbol, que no deja de crecer y florecer; brinda su sombra y frutos y me enseña con su sabiduría a no desistir de soñar ni de creer.

Ya los miedos no me vencen, ya entendí porque cada día es diferente, sé quien soy, he podido reavivar y madurar mi anhelo de felicidad. Se necesita creer para comprender, comprender para creer, contemplar para creer, beber del pozo de la ternura, para calmar la sed; aprender a cultivar los sueños.

Hoy le digo a esa voz interna:

- Gracias por soñar conmigo y por estar aquí. Gracias a todos aquellos que se cruzan en mi camino y que nunca dejan de creer en mí. Ahora sé que las cosas misteriosas y sagradas nos limitan a encontrar las palabras apropiadas, pues es tanta la emoción que no sé que decir. Seguiré dejando crecer mis ramas hasta tocar las estrellas. No dejaré apagar dentro de mí este fuego de dos llamas, que me permite experimentar en mi interior un anhelo de intimidad y otro de disponibilidad, compartiré con otros la fuerza de mi bellota y así ayudaré a hacer de este mundo un bosque de sueños e ilusiones que se hacen realidad.

Y una gran sonrisa interior llenó de paz mi corazón.

¡No dejes escondida las semillas de tus sueños, es el momento de permitirles ser un enorme árbol y desplegar con todas sus fuerzas sus ramas; nada hay que temer, porque una sabiduría interior que viene del amor las acompaña; eso es lo que eres y para eso estás aquí!

¿Sincericida o Sincero?

Hoy en día la fidelidad solo se ve en los equipos de sonido” Woody Allen.

El sufijo “cida”, de origen latino, significa “aquello que mata” y por extensión lo que destruye o extermina. Por ejemplo, el suicida es quien se mata a sí mismo, el homicida es aquel que mata a alguien y el sincericida es el que, literalmente, mata a la sinceridad. Sin embargo, a través de este neologismo, la sinceridad no es la que muere, sino la que mata.

¿Qué hay de bueno en decir la verdad?
Mientras que el sincericidio es el acto de decir una verdad dañina dede la reacción de la incomprensión y el sufrimiento, la sinceridad es una invitación a crecer. Decir la verdad con sinceridad permite construir una relación y, a veces, está en crisis. La verdadera sinceridad no lastima porque su intención es ayudar, a uno mismo y al otro, a ver ciertas cuestiones que por alguna razón cuestan.

¿De qué nos sirve mirar para otro lado?
Las consecuencias de negar lo evidente pueden llegar a ser más desastrosas que atender el dolor natural que causan algunas situaciones incómodas. Este es el caso del personaje protagonista de la última película de Woody Allen, “Blue Jasmine”.

Sobre la infidelidad
Al abordar el tema de la infidelidad y la mentira en las relaciones de pareja surge la difícil cuestión de si es oportuno ser sinceros. Aunque contemos con un alto nivel de madurez, los seres humanos somos impredecibles ante las reacciones dolorosas.

Existen casos de personas que al escuchar apuradas confesiones de la pareja se conmueven profundamente. Ante este clima de honestidad y empatía, la confianza puede crecer de forma sorprendente llevando la relación a un nuevo plano de comprensión y acercamiento. Por el contrario, hay casos en los que cuando los secretos se desvelan el distanciamiento y la ruptura son la consecuencia.

¿Cuánta verdad somos capaces de afrontar?
El dolor inesperado ante una situación indeseada hiere el orgullo personal, daña la autoestima, produce resentimientos y desconfianzas. Nos cuesta afrontar porque finalmente la reconciliación se hace con una parte de uno mismo que necesita aprender y a la que nos resistimos. Muchas personas prefieren alejarse y seguir señalando al otro a asumir la responsabilidad de sanar la propia herida.

A tener en cuenta
Conviene tomar un tiempo para reflexionar acerca de la situación. Antes de decir una verdad incómoda, sobre todo en cuestiones sexuales, donde los sentimientos implícitos tienen tantos matices, preparemos un poco el terreno.

No es sencillo llegar a casa y mientras la pareja está preparando la cena soltar de repente que estamos enamorados de su mejor amigo. Este sincericidio fomenta un shock con consecuencias difícilmente reparables.

Del sincericidio a la sinceridad hay un camino. Contar aquello que es difícil de decir y de escuchar se hace mejor desde la comprensión de las propias partes negadas y favoreciendo un clima de sinceridad amorosa para con uno mismo y con el otro.

¿Qué hay que considerar antes de decir la verdad?
No solo nuestro deseo y necesidad impulsivos de decir la verdad para descargar el propio malestar sino que también hay que tener en cuenta los sentimientos del otro y el momento más oportuno. Qué decir, cómo, dónde, cuándo. El sincero egoista se convierte en sincericida. La sinceridad requiere de una gran humildad y muchos de los sincericidas están en la soberbia y el narcisismo.

Si las cuestiones no están afectando a la relación actual, porque han prescrito en el pasado, puede que no sea necesario contar toda la vida anterior con pelos y señales. Sin embargo, si algo sigue vivo en el momento actual, la sinceridad es una oportunidad de crecimiento para la relación.

Cuestión de comunicación
No siempre es fácil explicarnos con sinceridad y escuchar con comprensión. Es responsabilidad del emisor asegurarse de que el receptor entiende de la mejor manera el mensaje a transmitir. Útil es recordar los cinco axiomas de comunicación de Paul Watzlawick.

Necesitamos un Plug-in
Hoy en día y, sobre todo en cuestiones de pareja, tras haber intentado x relaciones, pseudoconvivencias y matrimonios, de una y mil formas, ha llegado el momento de reconocer que el antiguo formato de infidelidad está pidiendo de forma inminente un “plug-in” que tiene que ver con el desarrollo personal. Es inevitable. Cuanto más crecemos individualmente más preparados estamos para crecer en compañía.

Cuando has revelado alguna verdad incómoda ¿cómo te has sentido?, ¿con qué tipo de respuesta te has encontrado?, ¿de qué manera lo harías ahora después de leer este artículo?