Merezco y Confío



¿El pasado te persigue en el presente y condiciona tu futuro? Esta meditación es un abrazo único para soltar los patrones emocionales del pasado y comenzar a vivir desde la plenitud, el amor y la felicidad.

Dile a tu niñ@ interior que estás aquí para atenderle en eso que necesita. Los mayores no siempre entienden, o tienen prisa, o mil circunstancias que se nos escapan.


Dile que eres su yo del futuro, que eres el adulto en quien se convirtirá años más tarde. Que has venido a visitarle, que ahora sabes por lo que ha pasado, tantas situaciones y experiencias vividas.

Dile que es el momento para dejar marchar, que tú también hoy a veces no entiendes ciertas cosas que suceden y no importa, está bien, todo pasa.

Dile que es suficiente abrir las manos y dejar marchar todo aquello que obstaculiza su derecho a merecer amor, alegría y plenitud. Dile que la vida provee, que confíe, que todo está bien como está y que siga adelante.

Dile que siempre estarás con ella, con él. Que sois compañer@s de viaje en este recorrido de la vida, con tantas experiencias; unas que están aquí ya y otras que van a venir.

Dile que siempre puede contar contigo allí donde estéis más allá del tiempo y del espacio. Que la vida es un regalo y que estamos aquí para ser felices.

Busca una fotografía de tu niñ@ y cuando vayas a dormir mírala. La pones bajo tu almohada y duermes en conexión con este abrazo singular. En caso de no tener fotografías, no importa, escribes un mensaje a tu niñ@ lo pones en un sobre y cada noche lo lees y duermes con el mensaje bajo tu almohada.