¿Me amas? Te amo

En el nombre del amor, tanto si preguntamos como afirmamos, no tenemos ni idea qué estamos diciendo. Quien lo interroga parece inseguro y comprometido quien lo declara, sin embargo hay demasiados matices en los sentimientos como para suponerlos. Si queremos entender al amor, seamos claros y precisos con las palabras.

El cerebro agradecido


Don't worry, be happy” es una evasión. Preocuparse es saludable
si nos ocupamos de lo que preocupa.

El cerebro agradecido disfruta de calidad de vida, duerme bien, tiene claridad mental, es feliz y está de buen humor.

¿Quién quiere un cerebro así?

Algunos cerebros están equipados de serie para ser agradecidos sin importarles vivir con poco o sometidos a situaciones injustas. Otros no encuentran voluntad ni sentido y se rinden al exceso de azúcar o se dopan con fármacos, drogas y alcohol. Siendo realistas, por muy agradecido que sea un cerebro, se enfrenta al sesgo de la negatividad. 
 
¿Cuál es la dosis adecuada de agradecimiento?