El Proyecto Aristóteles

¿Qué mejor proyecto de mejora que uno con nombre de filósofo?

Tal vez conoces la empresa de la que voy a hablar: Google. Puede que sin saberlo estés utilizando su sistema operativo al leer y mirar el contenido de este post.

Google se enroló en una investigación secreta dedicada a establecer un patrón para la creación de equipos altamente competentes en la que invirtió más de 5 años y millones de dólares. El Proyecto Aristóteles buscaba conocer en detalle la fórmula magistral de los equipos estrella y replicar los efectos en otros grupos de trabajo como modelo.

Los altos ejecutivos de Google creían que los equipos funcionaban mejor cuando los miembros socializaban fuera del trabajo, compartían aficiones, tenían expedientes académicos similares, sintonizaban en afinidad por extroversión o introversión y contaban con equilibrio de género.

Para validar estas creencias reunieron a un equipo de expertos estadísticos, psicólogos organizacionales, sociólogos e ingenieros en el proyecto. El grupo de investigación descubrió que, con independencia de la combinación de datos, era imposible conseguir patrones que evidenciaran factores comunes. Por ejemplo, algunos de los equipos más eficientes eran amigos fuera del trabajo y otros no.

¿Cómo lograr un patrón común?

En la búsqueda de los factores de éxito en los equipos, los expertos se enfocaron en lo que se conoce como 'normas grupales'. Las normas son los estándares de comportamiento y las reglas no escritas que gobiernan la forma en que actuamos cuando nos juntamos con otras personas.

Después de estudiar a los más de 100 equipos, los investigadores del proyecto llegaron a la conclusión de que conocer, entender e influir sobre las normas de los grupos era la clave para mejorar el funcionamiento de los equipos de Google. Importaba menos quién formara parte del equipo a nivel individual, lo relevante era la forma en que los miembros interactuaban, estructuraban el trabajo e interpretaban sus contribuciones. Lo interesante no era mejorar cómo las personas trabajaban sino la forma en que lo hacían como colectivo.

Una conclusión inesperada

Los miembros del Proyecto Aristóteles pronto advirtieron que la excelencia de los equipos nada tenía que ver con las creencias de los ejecutivos de Google, ni con la profesionalidad y personalidad de los equipos, ni tan siquiera influía el tipo de líder que los dirigía. 

Desconcertante!!!


5 claves para personas que dirigen equipos

Si tienes un rol de responsabilidad de dirección de equipos, pon en práctica la fórmula magistral del Proyecto Aristóteles y aplica estas 5 claves:

1.- El impacto del trabajo
El equipo necesita saber que el trabajo tiene un sentido, un propósito, que sirve para algo. Cuanto más útil e importante sea, más y mejor se realizará, y, además, con mayor implicación.

¿Tu equipo conoce el propósito del trabajo a desempeñar?

2.- El significado del trabajo
Desde un punto de vista individual, cada miembro necesita conocer que su trabajo es beneficioso para él como persona y que contribuye al conjunto del equipo.

¿En tu equipo cada miembro trabaja en algo que es importante para él/ella?¿Se sienten útiles para el resto?

3.- Estructura y claridad
Los objetivos han de ser claros y los roles han de estar definidos. Cuando no se sabe bien hacia dónde se va, ningún paso es favorable.

¿Tienen los miembros de tu equipo el rol de su puesto y los objetivos claros? ¿Qué contribuciones esperas que alcancen?

4.- Confianza
En el trabajo, como en la vida, si no podemos confiar en las personas de nuestro entorno, difícil es establecer una relación duradera y satisfactoria.

¿Confían los miembros de tu equipo los unos en otros? ¿Confían en ti? ¿Confías tú en ellos?

5.- Seguridad Psicológica
La última clave y la más importante está basada en 2 premisas:

5.1.- Todos los miembros del equipo han de sentir que que pueden expresarse con libertad

Con respeto de orden y equilibrio en los tiempos de intervención, escucha activa a quien tiene la palabra, convivencia afectuosa en un ambiente de seguridad, tranquilidad y buenas relaciones. Todos confian en que nadie del equipo les va a ridiculizar, ofender o despreciar por exponer su opinión.

¿Pueden los miembros de tu equipo asumir riesgos y autonomía en decisiones sin sentirse inseguros o avergonzados?

5. 2. - Los miembros del equipo son sensibles a cómo se sienten los demás

Cuentan con un alto nivel de inteligencia emocional para darse cuenta, por el tono de voz y las expresiones, del estado de ánimo de los unos con los otros y cuidan el ambiente en beneficio del equipo.

¿Cuando un miembro de tu equipo tiene un problema tiene confianza para compartirlo? ¿Eres sensible a cómo se sienten los miembros de tu equipo?

La seguridad psicológica permite a los equipos la libertad de ser y estar como cada uno es y se siente, sin necesidad de fingir con caretas impostadas. En otras palabras, facilita la comodidad de ser uno mismo porque se cuenta con el reconocimiento, la aceptación, la valoración y el apoyo del equipo. Por ejemplo, si a alguien le da miedo decir algo y se siente inseguro, lo dice; si alguien no entiende algo, lo pregunta, sin ser percibido como el que no se entera de nada; si alguien se equivoca, lo cuenta sin temor a represalias.

Como Amy Edmonson, profesora en Harvard Business School, dice: «En ambientes psicológicamente seguros, las personas creen que si cometen un error no serán penalizadas ni generarán opiniones peyorativas. La seguridad psicológica es un sentimiento de confianza de que el equipo no va a avergonzar, rechazar o castigar a alguien por hablar.»

Poner en práctica estas 5 claves es sencillo, lo difícil de gestionar equipos es hacerlo así de fácil!!!!!

¿Cuál es la enseñanza del Proyecto Aristóteles?

Lo que el Proyecto Aristóteles enseñó a los equipos de Google es que no tiene sentido cambiar nuestra forma de ser, de sentirnos y comportarnos cuando llegamos al trabajo y volver a cambiarla después, cuando salimos de él. A las personas nos gusta poder ser como somos en cualquier ámbito y sentirnos cómodas y respetadas con ello.

Para los más de 65.000 trabajadores y colaboradores de Google, el Proyecto Aristóteles ha generado un gran movimiento, muchos se han adaptado rápido y a otros les ha costado un poco más porque no todas las personas tienen la misma facilidad para mostrarse de verdad.



Pasamos la mayor parte de nuestras vidas trabajando, incluso tenemos amigos que hemos conocido gracias al trabajo. ¿Qué nos impide ser abiertos y honestos en el trabajo? ¿A qué estamos esperando para serlo?






No hay comentarios:

Publicar un comentario